Cirugía Bucal

Bichectomía:

La bichectomía está indicada para personas delgadas, de cualquier sexo, que tienen un aspecto redondeado y poco definido del rostro, sin que esto se deba a una posible obesidad o sobrepeso. También para personas que deseen tener el rostro más estilizado y anguloso, ya que al extirpar las bolas de Bichat, se consigue dar un aspecto más delgado a la cara, como consecuencia del hundimiento de la mejilla que acentúa más los pómulos.

La cirugía es de carácter menor, pues se trata de unos simples cortes que se realizan en la parte interna de las mejillas, y desde los que se extraen las bolas de Bichat. No es una intervención complicada, dura poco tiempo, aproximadamente 40 minutos, y no necesita grandes cuidados posteriores, por lo que se podrá volver a la rutina diaria nada más salir del centro.

Gingivectomía

Consiste en eliminar parte del tejido gingival de una encía que ha crecido de manera desproporcionada. Tiene como objetivo descubrir el diente para que se vea más grande y corregir la sonrisa gingival.

Es un tratamiento que mejora la estética cuando los dientes son pequeños o están cubiertos por la encía y ésta es fibrosa, indicada previamente a carillas y fundas estéticas.

Regularización de reborde alveolar

Procedimiento quirúrgico que consiste en la resección de irregularidades del hueso alveolar que impiden el buen asentamiento y soporte de prótesis o que causan ulceraciones e irritaciones crónicas en la encía con el uso de las mismas.

Pueden deberse a:

  • Exodoncias múltiples en diferentes etapas de la vida

  • Alteraciones s óseas de origen congénito (torus, crestas, apófisis)

Extirpación de Torus Mandibular o Maxilar:

En odontología se denomina TORUS a un crecimiento óseo a expensas de la tabla externa, totalmente benigno, en el centro del paladar o en la mandíbula en la zona que está en contacto con la lengua.

Estos crecimientos son de origen genético y pueden estar asociados a el síndrome de apretamiento nocturno (hábito nocivo de apretar los dientes al dormir) y pueden afectar el habla e incluso el acto de comer, porque muchos alimentos golpean o laceran la fina mucosa que los recubre, es molesto para hablar y sobretodo en el momento de sustituir protésicamente los dientes que están ausentes.

Injerto de Encía

Tiene como objetivo aumentar el tejido gingival de una encía que se ha retraído y deja al descubierto la raíz del diente. Esto se produce como consecuencia de un cepillado agresivo y provoca sensibilidad dental.

Injerto de Hueso

La pérdida de hueso dental es un problema bucal que puede acarrear serias consecuencias para el paciente, no solo afecta a la estética de la sonrisa, sino que puede comprometer la estabilidad de las piezas. 

Para conseguir que el maxilar vuelva a tener la cantidad ósea adecuada, es habitual recurrir a la técnica del injerto de hueso.

Se trata de una intervención que se puede llevar a cabo mediante diferentes vías, según la necesidad de cada caso.

Resulta especialmente útil cuando una persona tiene poco hueso y desea colocarse un implante dental.

¿Por qué se produce la pérdida de hueso?

Antes de comenzar a hablar del injerto de hueso, vamos a explicar por qué perdemos volumen en esta parte de la boca. 

Dentro de la estructura interna del diente encontramos el hueso alveolar, que aporta sujeción a la cada pieza. 

Es precisamente esta masa ósea la que puede reabsorberse y originar la pérdida de hueso. 

Aunque la principal razón por la que se produce esta disminución del maxilar es la falta de dientes, hay otros factores que favorecen este problema:

  • La enfermedad periodontal avanzada, ya que a medida que transcurre el tiempo, el sarro solidificado alcanza la raíz y el hueso alveolar, originando su pérdida.

  • Recibir un impacto en la dentadura no solo puede ocasionar la fractura de los dientes.

  • Padecer ciertas patologías como la diabetes o la osteoporosis hace que la persona tenga una mayor propensión a sufrir la disminución de hueso maxilar. 

  • El hueso necesita de la estimulación dentaria para su correcto funcionamiento. 

Es por ello que pacientes con dentaduras postizas experimentan, en ocasiones, complicaciones debido a la reabsorción del hueso. 

Implantes dentales con poco hueso, ¿es posible?

Hemos comentado previamente que el injerto de hueso es una intervención frecuente en personas que necesitancolocarse un implante y no tienen la cantidad ósea suficiente.

Es esencial, para que el tratamiento tenga éxito, asegurar la correcta sujeción del implante en el interior del maxilar. 

Por ello, antes de proceder a la colocación de un implante dental, el cirujano debe diagnosticar minuciosamente el estado óseo antes de cualquier intervención. Es entonces cuando el dentista procede al tratamiento de injerto de hueso para ganar superficie ósea vertical y horizontal y mejorar la calidad del lecho periimplantario.

Elevación de Seno Maxilar:

La elevación del seno maxilar es una técnica quirúrgica que permite el aumento de hueso en la arcada superior, con el objetivo de obtener una base ósea adecuada en la que poder colocar implantes dentales, en aquellos casos en que la consistencia del hueso no es la adecuada o es escasa y lo imposibilita.

Es fundamental disponer de un buen historial clínico del paciente y realizar una exploración bucofacial y radiológica minuciosa antes de iniciar esta técnica, previa a la colocación de los implantes.

En una fase inicial hay que labrar el espacio levantando el suelo sinusal, para después colocar en él material autólogo o no, (hueso corticoesponjoso).

A la hora de llevar a cabo esta técnica, se estudia la posibilidad de la colocación inmediata de los implantes dentales o de hacerlo en una segunda fase.